lunes, 30 de abril de 2012

Experiencias personales: Marco Mújica




 Hoy no estaba el dia para paseos por el campo, pero podían 
más las ganas y el deseo de salir al campo que las malas condiciones meteorológicas. Dejó de llover sobre las 18:35 y pensé que todavía quedaban casi dos horas de luz, cogí mis prismáticos y la cámara de fotos para plasmar mis impresiones visuales y comencé a caminar hacia una sierra cercana. Paré a descansar en un saliente rocoso y encontré el cráneo de un conejo, mientras lo observaba me dí cuenta de que a su lado había varias egagrópilas de gran tamaño, pensé que pertenecían a una rapaz nocturna, el búho real, guardé una de ellas y continué mi camino. 

A pocos metros me sorprendió el vuelo de un búho real, su comprotamiento me extrañó, puesto que se desplazó pocos metros y se quedó observándome. Miré hacia unas rocas y ví como algo se movió, allí etaba "el pequeño duque", no daba crédito a lo que tenía delante, un pollo rodeado de cadáveres de palomas, roedores y una anilla de paloma mensajera portuguesa. Disparé mi cámara varias veces y me marché rápidamente para no molestar a esta gran rapaz.
La tarde que pintaba lluviosa, resultó ser para mí una experiencia maravillosa.




                                                                                                    
                                                                                                               


  Marco Mújica





EgagrópilasLas egagrópilas son bolas formadas por restos de alimentos no digeridos que algunas aves carnívoras regurgitan. Normalmente contienen huesos, piel o pelo, que las aves no pueden digerir. Son muy útiles para saber el tipo de alimentación que éstas llevan. Suele ser muy normal entre búhos, lechuzas, buitres y otras rapaces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario